6 reglas para poner en forma tus abdominales después del parto

Se acabaron las dificultades del embarazo. Ahora que? Estas sencillas reglas le ayudarán a recuperarse sin problemas y sin dañar a su hijo. Después del primer estallido de alegría después de tener un bebé, muchas madres a menudo experimentan diversos grados de decepción. Es causada por los kilos de más ganados durante el embarazo. La solución más común es la dieta. Pero no es posible debido a la lactancia materna, la falta de horario y las noches de insomnio.

Обои man, silhouette, fitness картинки на рабочий стол, раздел спорт -  скачать

Regla 1. Espere un poco (o 2 meses)

En los primeros días en casa, después del hospital, puede pensar que está listo para una dieta. Ésta es una idea errónea. El parto requiere un gran gasto de energía, nutrientes y micronutrientes. La dieta será superflua, ya que es estresante, mental y física. Y no es una buena idea volver a sumergirse en las dificultades inmediatamente después de que nazca el bebé. Por lo tanto, dele a su cuerpo el tiempo suficiente para recuperarse.

Asegúrese de llevar una dieta balanceada y comer alimentos que estimulen la producción de leche nutritiva para su bebé. Ignore las calorías. Provienen de la grasa y son simplemente indispensables para la lactancia.

Consejo : si elige el camino de la dieta, reduzca el peso lenta y gradualmente. 700 gramos por semana no afectarán la calidad y cantidad de leche.

Regla 2. Elija carbohidratos de la fibra

Si bien su enfoque principal es su hijo, otras prioridades como la familia, las tareas del hogar, socializar con amigos y el trabajo regresarán lentamente a su vida. Sin embargo, todavía no tendrá un ritmo de vida mesurado ni dormir lo suficiente. Esto significa que su nutrición jugará un papel clave como fuente de energía durante todo el día.

Elija fibra llena de carbohidratos «lentos». El pergamino ralentiza la digestión de los alimentos y esto contribuye a la liberación de energía a largo plazo. La elección diaria de alimentos bajos en fibra conducirá a una falta de energía y los refrigerios constantes conducirán a un aumento de peso.

Consejo: las principales fuentes de carbohidratos lentos son la avena, el arroz integral y salvaje, la quinua, el cuscús, las batatas, las verduras y las frutas.

Regla 3. Agregue grasas saludables a su dieta

En los ácidos grasos insaturados hay muchos beneficios que son útiles para todos. Para el período posparto, las grasas omega-3 son invaluables. En particular, el ácido docosahexaenoico (DHA) juega un papel importante en el desarrollo del sistema nervioso del recién nacido. Y lo que come se refleja en la leche materna, lo que significa que cuanto más alimentos ricos en DHA, mejor para el bebé. ¡Y también las grasas saludables estimulan la quema de grasa!

Se sabe que los niños en edad preescolar tienen mayores tasas de atención, cuyas madres consumieron más DHA en los primeros 4 meses de lactancia. Puede optar por comer alimentos ricos en omega-3 o tomar suplementos dietéticos, todo lo cual será una inversión importante en la inteligencia de su hijo.

Consejo: tome un suplemento con 200 mg de DHA al día o elija alimentos ricos en este ácido. Estos incluyen anchoas, salmón. arenque, atún, despojos (hígado, pulmones, corazón), yemas de huevo y pollo.

Regla 4. La proteína es la principal fuente de energía.

La proteína es tan necesaria después del parto como antes. Continúe tomando 25-35 gramos cada 3-4 horas. Seguir una dieta alta en proteínas requiere una ingesta de 0,7 gramos de proteína por cada 500 gramos de peso corporal. Esto asegura la saciedad, una alta tasa metabólica y también protege la masa muscular.

Consejo: elija proteína pura. Por ejemplo, pechugas de pollo y pavo, solomillo de cerdo, carne magra de res (filete, solapa, solomillo), carne magra picada, pescado, mariscos, huevos, productos lácteos bajos en grasa. El salmón, la caballa y las yemas de huevo son ricos en ácidos grasos omega-3, por lo que no debes evitarlos.

Regla 5. Beba la tasa de líquido

Las madres que amamantan corren el riesgo de deshidratarse debido a la frecuente pérdida de líquidos. A pesar de muchas prioridades, a menudo se pasa por alto la hidratación. Sin embargo, esto puede provocar falta de energía, dolores de cabeza frecuentes, hambre falsa, rendimiento deficiente y producción deficiente de leche materna.

Consejo: siempre lleve consigo una botella de agua. Y, por supuesto, no olvide rellenarlo. Acostúmbrese a beber 340 ml de agua con cada comida, para un total de 3,5 litros por día. Si nunca ha hecho esto, comience poco a poco, aumentando gradualmente su requerimiento diario de agua.

Regla 6. Manténgase activo todos los días

Habrá días en los que solo querrás dormir, y esto es comprensible. Pero si desea eliminar la barriga posparto, entonces dirija toda su energía y fuerza de voluntad al movimiento, al menos pequeño, pero diario. Esto le ayudará a ponerse en forma y mantenerse alerta durante todo el día.

Consejo: elija ejercicios que le gusten y que sean fáciles de hacer. Comience con 1-2 entrenamientos por semana, aumente gradualmente hasta 3-5. Por ejemplo, el programa posparto de 12 semanas de Jamie Eason ha demostrado su eficacia.

Un ultimo consejo

La lactancia materna también afecta la pérdida de peso. Este proceso requiere de 300 a 500 calorías por día, que es un gasto calórico significativo en comparación con las calorías del ejercicio.

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que las madres que amamantan perdieron más peso en el año posterior al embarazo durante 6 meses en comparación con las madres que no amamantaban. La lactancia materna es la elección de todos, pero definitivamente es beneficiosa no solo para el bebé, sino también para su figura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *